Isla Cozumel

20170225_123749

No hay nada como el mar para sentir lo pequeño que es una persona frente a la inmensidad del mar, del aire que nos rodea, del mundo todo. Una verdadera cura de humildad. Por otro lado, también nos acoge con su paz y su tranquilidad poderosa; flotar en su superficie es lo más cerca que podemos estar de sentir que volamos por nuestros propios medios.

Anuncios